Diario de un Crack

Megavalanche Alpe d'Huez

Hola a todos,
Esta ultima semana he estado participando en una de las carreras más divertidas y sin duda más multitudinarias del mundo del MTB, la Mega Avalanche de Alpe D'Huez. La prueba que pasaba por la decimosexta edición ha contado con la impresionante cifra de 2000 participantes, entre los que se encontraban algunos de los personajes más ilustres del MTB mundial. Numerosos corredores de la copa del mundo de descenso se acercaron a Alpe D'Huez aprovechando que se encontraban por la zona entre ellos Cameron Cole, Sam Blenkinsop, Brendan Fairclough y Matti Lehikoinen, 4º,5º,6º y 8º de la copa del mundo respectivamente. Además de los "descenders" estaban los especialistas Nicolás Vouilloz, René Wildhaber, Franck Parolin, Remy Absalon y Jerom Clementz.

Salimos el lunes al mediodía tranquilamente hacia los Alpes, y llegamos el martes por la tarde, así que fue un viaje bastante largo... Sobre todo para mi padre que fue conduciendo todo el rato. El miércoles comenzamos los entrenamientos, los circuitos habían cambiado bastante con respecto a otros años, el circuito de la clasificatoria se había modificado casi por completo, debido a la gran cantidad de nieve que había no se pudo hacer la parte inicial por encima de las gigantescas rocas y se llevo por un camino muy ancho hasta que se encontraba con uno de los circuitos del bike park, este estaba echo aprovechando el trazado de la clasificatoria de otros años pero le habían metido la maquina y habían hecho peraltes en todas las curvas, habían metido pasarelas en los tramos más difíciles y todo eso combinado con las enormes rocas hacia una mezcla genial y muy divertida, tras el tramo de descenso llegaba al único repecho del circuito por una pequeña carretera de servicio para pasar a la otra mitad del circuito que era prácticamente nueva de modo que en vez de acabar en el pueblo de Oz acaba en la estación de ski Oz en Oisans.

El jueves me invitaron a participar en una pequeña competición en el glaciar, la Bike Speed, una prueba de velocidad máxima, simplemente en una de las palas del glaciar ver quien iba más rápido. El resto del día lo dedique a entrenar los circuitos y a descansar. El viernes corríamos la clasificatoria, yo tenía el dorsal 425 por lo que salía en la tercera tanda clasificatoria, en la salida hubo algún impaciente que no supo esperar a que la cinta se levantara por completo y se la llevo por delante, provocando que todos los demás a excepción de los laterales nos quedáramos casi parados hasta que uno de los extremos de la cinta se rompió, no tuve muy buena salida pero gracias a la modificación por la que iba ese año (el camino ancho) pude avanzar muchos puestos hasta colocarme el octavo antes de empezar el tramo de descenso, al principio fui recortando distancias al grupo de escapados hasta que los cogí a media bajada, adelante a uno y me puse detrás del inglés Joe Barnes, a partir de ahí me puse a seguirle ya que se conocía muchísimas trazadas por las que conseguimos adelantar a todo el grupo colocándonos 3 º y 4º por detrás de Nicolás Vouilloz(1) y Cameron Cole. Seguimos así hasta la cuesta de asfalto donde Pau Reixacs nos alcanzo y nos adelantó justo antes de empezar la bajada. Un poco más adelante pasamos a Cameron Cole que tuvo problemas con el eje de la rueda trasera con lo que iba Nico primero a mucha distancia y luego Pau, Joe y yo. Una vez más Joe demostró que se conocía todas las trazadas y adelanto a Pau por una que el desconocía, seguimos bastante pegados hasta que Joe volvió a hacer una trazada de las suyas, Pau intento seguirle pero reaccionó tarde y yo le pase haciendo un interior en la segunda curva colocandome en tercera posición manteniendome ahí hasta la línea de meta. Al haber terminado en tercera posición conseguí una plaza en la primera fila de la final del domingo. Después de la agotadora carrera decidí descansar el resto del día.

El sábado era la final de las chicas y de los que no se habían clasificado para la final, así que después de que salieran todos del glaciar me subí yo e hice una bajada de entrenos revisando todas las trazadas y el estado del circuito después de los casi 1000 riders que habían pasado. Ese día por la tarde nos llamaron a todos los que salíamos en la primera fila para darnos las pegatina del dorsal que nos permitía salir en primera fila y para hacer una pequeña presentación y usarnos como “manos inocentes” en un sorteo de regalos. Fue genial estar en lo alto de un podio rodeado de grandes corredores y gente que siempre he admirado y seguiré admirando en este deporte., y en cierta forma, sentirme por unos momentos uno de ellos.

El domingo era el día de la final, y como todos los años se caracterizo por tres cosas: madrugón, colas y frío… en ese orden precisamente. El despertador sonó a las 5:30 AM, completamente zombi desayuné me vestí y ha hacer colas a los 2 remontes que había que coger para llegar al glaciar, desde donde salía la carrera, una vez arriba, sobre las 7 toco estar esperando durante 2 horas en el frío del glaciar, que este año se hizo más llevadero, hasta la hora de salida, a las 9 en punto. Cabe decir que ver amanecer a 3300 metros de altura en los Alpes es algo por lo que merece la pena todo ese madrugón y sinceramente es muy espectacular.

Una vez colocado en la línea de salida 5 minutos antes de que dieran la salida me encontraba saliendo entre Sam Blenkinsop y un francés y justo detrás de mí Franck Parolin que había tenido problemas en la clasificatoria y salía en la segunda fila, Franck es un buen amigo ya de estas carreras y me recomendó que la salida la hiciera a pie y no en bici ya que saldría más rápido, así que le hice caso.

Otra de las cosas que hacen de esta carrera tan divertida es que la salida no es el típico 3,2,1… si no que la salida la dan con una canción super cañera, y justo antes de salir llega el helicóptero que va grabando y todo el mundo se pone a gritar y a silbar, entonces se da la salida! Yo salgo corriendo, sin embargo Sam Blenkinsop sale en bici y no me deja salir muy rápido, en seguida me encuentro rodeado de gente y se llena la nieve de huellas haciendo muy difícil el mantenerse encima de la bici, por el rabillo del ojo veo que nadie esta yendo por el lado derecho de la pista y decido ir por ahí, la nieve estaba sin tocar por ahí y consigo ir muy rápido y recuperar muchas posiciones, una vez pasadas las dos palas me encontraba entre los 30 primeros y fue cuando empezó lo más difícil de toda la bajada, debido a la gran cantidad de nieve que había este año, el tramo que teníamos que hacer sobre ella era bastante largo, pero como esta nieve tampoco estaba dura  debimos de estar unos 10 minutos corriendo empujando la bici por la nieve a 3000 metros de altura, una experiencia realmente agotadora, con lo que cuando llegué al sendero de bajada, donde ya no había nieve, estaba algo mareado. Bajé todo el sendero detrás del corredor de Chain Reaction Cycles Matt Simmonds  hasta que este se tubo que parar porque le fallaba el cambio, pasado todo el sendero que salía del glaciar, llegamos a la zona de la estación, allí habían cambiado el circuito y en vez de seguir bajando iba atravesando la ladera en diagonal, añadiendo más pedaleo, hasta la misma carretera de servicio por la que pasábamos en la clasificatoria. Una vez ahí, ya había pasado a Franck Parolin que había roto el cambio y al rider de Trek René Wildhaber y me encontraba a poca distancia del inglés Harry Heath. De la pista de servicio pasábamos a un sendero de pedaleo bastante largo, me centré mucho en mantener el ritmo para intentar alcanzar a los de delante y que no me pillaran los de atrás y en poco tiempo logré adelantar a Heath, a lo lejos podía ver a Aurelien Giordanengo del equipo Mondraker de copa del mundo, aun quedaba mucho pedaleo así que apreté para intentar cogerlo antes del siguiente tramo de descenso, logre cogerle un poco antes de que empezase otra vez la bajada y le adelante, conseguí dejar un poco de margen antes de empezar a bajar. Así que bajando me encontraba ya en la 19 posición, pero los brazos ya empezaban a decir basta, y eso que quedaban por lo menos 20 minutos de bajada, después de un buen rato bajando Giordanengo demostró por que es uno de los top riders de la copa del mundo y me alcanzó, adelantándome en un camino ancho. Al poco rato lo perdí de vista y seguí el resto de la bajada solo, bastante tranquilo e intentando preservar la maquina y no caerme. Cuando solo quedaban unos 5 minutos a meta me alcanzó el rider de Trek René Wildhaber que había cambiado la rueda y estaba bajando a tope, me adelanto y me puse a rueda siguiéndole bien pegado hasta el pequeño plano justo antes de meta, donde los dos nos pusimos a esprintar y René logró abrir un pequeño margen de 4 segundos antes de pasar por meta. Finalmente acabé el 21 absoluto y el 6º senior.

Estoy muy contento y animado ya que esta carrera me ha hecho ver que estoy ahí arriba y que si entreno fuerte podré conseguir estar entre los mejores del mundo, aunque para eso queda muchísimo trabajo por delante.

Según acabamos, recogimos las cosas y del tirón para Madrid, que mi padre tenia que estar a las 9 del día siguiente allí. Por el camino nos sorprendimos con las maniobras de algunos forofos del futbol que no llegaban a tiempo a ver el partido de la final. Nosotros nos tuvimos que resignar a escucharlo por la radio, aunque justo antes de que marcara el gol Iniesta paramos en una gasolinera y pusimos la tele portátil. Fue impresionante ya que la estación estaba llena de camiones viendo el partido y empezaron todos a pitar. Fue muy impresionante!! Jajaja

Eso ha sido todo por hoy, gracias por vuestra atención y perdonad por la longitud de este Newsletter, pero creo que merece la pena contar.

Un saludo
Iago

Comentarios

Luis

Hey!!! Mola tu crónica, parece increíble que te estés ahí codeando con Blenkinsop, René o Simmonds... Enhorabuena, Iago!

victor terreros

Excelente tu crónica, aun que la leí un año despues. Me hiciste casi sentir bajando por esa montaña, espero este año te haya ido mejor. Saludos desde Sonora México.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.